admin
octubre 10, 2020 Inversión 0 Comment

¿Qué es un inmueble y cuáles son sus características?

Un inmueble se entiende por todo aquello que es construido con cimientos sobre un lote, por lo tanto, está inmovil. Para poder realizar de un inmueble sobre un lote de inversión se necesita un permiso de construcción. Por lo tanto se considera como un conjunto inseparable de un edificio y el terreno que lo sustenta.

Económicamente hablando, este producto está elaborado por dos factores de producción: suelo y construcción. Una cuestión que corresponde al promotor es la de la combinación óptima de construcción y suelo, en particular en lo que respecta a la densidad de construcción.

La tierra o el lote como tal también es considerado como un inmueble, su valor radica por el uso que este pueda tener, principalmente cuando entra como bien intermedio en el proceso de producción de otro bien

Características de los inmuebles:

  • Localización

La localización resulta del uso de la propiedad en un terreno o lote de inversión. No es específico del sector inmobiliario, ya que también por ofertas laborales o servicios públicos o privados.

Esta característica en específico implica que los mercados de estos bienes estén ubicados en lugares específicos y los compradores de los inmuebles son los que se deben desplazar hacia ellos.

El carácter localizado es tomado en cuenta por el análisis económico en las diferentes concepciones del espacio. Se teoriza la demanda de un inmueble por la ubicación de los agentes como los hogares en cuanto a su alojamiento y las empresas en cuanto a sus locales de producción.

  • Durabilidad

Esta es una característica física de cualquier inmueble que proviene del suelo y la construcción. La construcción es una actividad que se amortiza, o sea que  pierde su valor con el tiempo. Sin embargo esta depreciación se compensa con la inversión. 

La durabilidad de los inmuebles se refiere a que con el tiempo puede generar un servicio, que corresponda al uso del bien. Esta inigualable característica es lo que distingue a los bienes raíces de los productos fungibles, que son aquellos que desaparecen cuando se utilizan por primera vez. 

El servicio que sea generado por los inmuebles tiene un valor económico, el cual otorga a los inmuebles la dimensión de activos reales. 

Existen dos tipos de pagar el uso de un inmueble: pagarlo según se consume o sea rentarlo y que se vaya pagando “solo” o pagar todo mediante la compra de un inmueble. Esta expresión económica del valor del servicio es la renta o el precio de venta.

 
  • Heterogeneidad

Se puede considerar a un inmueble heterogéneo según su uso: residencial, oficinas, producción agrícola, industrial, servicio privado o colectivo, etc. Para un mismo uso también se diferencian por ubicación y características físicas como tamaño, antigüedad, condición, etc o incluso por características del mercado: disponible u ocupado. La heterogeneidad de los bienes impide que sean perfectamente sustituibles.

Un inmueble es ante todo heterogéneo en cuanto a su uso: uso residencial, uso de oficinas, actividad de producción agrícola o industrial o servicio privado o colectivo (Escuelas, hospitales, iglesias etc.).

Si estás por adquirir un lote de inversión o cualquier tipo de inmueble recuerda tener todas estas características presentes para poder realizar una inversión inteligente para tu futuro.